Hay quien mira

Hay quien mira a su pareja de mus con ojos de compañero, pero tú lo hacías con la obscenidad de quien tiene toda la Plaza de Oriente entre las manos, dispuesta a rechazar la suerte de las cartas por un beso en la mejilla. Siempre tan responsable...