Nociones demasiado básicas sobre la muerte

Lo primero a tener en cuenta es que la muerte propia no existe: En el caso de los ateos uno muere y todo termina, uno no es consciente de que ha desaparecido, y para los creyentes ese término es sinónimo de vida, por lo que el significado cambia y cambia por tanto la muerte, que deja de ser muerte y de existir. El suicidio tampoco existe. Si alguien se suicida es porque no aguanta vivir en este mundo, de manera que habría un homicidio del mundo, no del muerto, perdón, del asesinado. La segunda noción es que todo ser humano que no sea uno mismo muere (el suicidio aquí también es imposible). El tercer concepto tiene dos apartados:

1) La vejez es síntoma de muerte

Ser viejo incrementa las posibilidades de disiparse: demasiada experiencia acumulada en cabeza, pecho, espalda y cama.

2) No sólo se muere de viejo (anciano)

No se han encontrado razones pero sí ejemplares. Consultar cementerios.


En cuarto lugar os muestro la solución: comerse la muerte como un chino devora a un insecto.