1.22.2007

Sin muñeca

No uso reloj, ni de pared ni de pulsera. Ya lo dijo Cortázar, un reloj no es un regalo, tú eres el regalo del reloj. Me da miedo escuchar a la vejez escupir varios Tic-Tac en mi muñeca, sentir mi frente arrugada cuando llego tarde. Las suelas de los zapatos se desgastan con cada vuelta de agujas, también las uñas caen como los segundos. Vivir con un reloj a las espaldas, artrosis de madera. Yo me niego a llegar pronto a una cita, a esperar el metro y contar con las dedos, me niego a despertar de día porque el despertador tenga insomnio y a comer palomitas en los anuncios del cine. No uso reloj pero cronometro tus pestañeos, ni de pared ni de pulsera.

2 comentarios:

Astilla dijo...

"Piensa en esto: cuando te regalan un reloj te regalan un pequeño infierno florido"
Entonces esto es el cielo, según Cortázar (que podría tener igual credibilidad que Jesús si tan sólo se le leyera más), y por lo tanto tú y yo (nunca he usado reloj, ni pienso usarlo) estamos en él... que miedo.

(Mucho gusto, he matado al insomnio con tus letras y ha dado resultado)

Anónimo dijo...

eyyy!aqui está tu pequeña Padawan, siempre dispuesta a aprender del maestro...que cosas pensé q nunca lo acabaría,asiq gracias por todo, q m ayudaste física y emocionalmente :-) espero q la próxima vez escribamos los dos e, no me falles besis

almudovar