Extremadura, ni extrema ni dura.

Memoria de un tiempo en el que sólo decir, gritar el nombre de Extremadura, fuera palabra borrada.

Esta frase aparece antes del articulado de la edición del Estatuto de Extremadura que me regaló mi padre.