Grande Valente

Cuando pienso en Pancho, el muñeco de un hombre, el condenado por Valente, no puedo evitar pasar por las jugueterías y pedir perdón, uno a uno, a todos los juguetes, Perdón.