Por echar el rato

Tenía un lunar encima de la boca. Tenía dos lunares de morder en el cuello. Tenía en la espalda una constelación y era su cuerpo un universo. Creció como el pan uno de ellos. Yo, hambriento, mordí con delicadeza. Tragué. Agujero negro. El lunar de encima de la boca se fue por el desagüe que era la ausencia, que era el mordisco, y tras él los dos del cuello y la constelación y hasta los pezones quedaron blancos. Tenía un lunar encima de la boca, pequeño e inútil. Creció como el pan, inútil. Inútil mordí.Tenía un lunar inútil encima de la boca. Agujero negro. Caigo. Inútil.