Casi

Despierto y ya ha pasado la mañana. Ando lo que puedo, como lo que puedo y te llamo, lejana, casi sin nombre. Coges el teléfono casi sin voz. Y es entonces cuando el día cambia. Sólo dos semanas. Dos.