4.18.2007

Casi

Despierto y ya ha pasado la mañana. Ando lo que puedo, como lo que puedo y te llamo, lejana, casi sin nombre. Coges el teléfono casi sin voz. Y es entonces cuando el día cambia. Sólo dos semanas. Dos.

2 comentarios:

Campanilla dijo...

Ya lo comenté una vez:
Los dias se han convertido en carreras, corro para llegar a la noche y sueño a cada minuto con la meta. El premio es tu voz, la recompensa, una sonrisa que me dura hasta que caigo rendida a la espera de una nueva carrera.
Me pesan lo dias y sólo quiero volver a verte y me descargues de ellos, que nos quedemos solos, que desaparezca todo alrededor.

taun dijo...

Veo que te has sumado a la moda de la imagen a la derecha del texto, te felicito.

Espero no encontrarme lejos de ti, sin voz y sin fuerza suficiente para encontrarte, como el paciente que no tiene ni hora ni lugar de citación y necesita una cura urgente.

De la misma manera necesito saber algo de el próximo 8 de mayo. Ya sabes mi mail.