En Zafra

Todo menos la mujer, la pluma y el coche se puede dejar - me dijo mi padre hace meses cuando me regaló una MontBlanc que sólo se había utilizado una vez antes de ser mía: en la firma de mis padres cuando se casaron.