Tu cuerpo

Lo que más me gusta del cuerpo humano es su obscena y divina forma de darse al mundo, sea quizás porque lo que realmente me gusta es el cuerpo de la mujer. ¡Tantos cuerpos con tantas formas y tamaños! Tan poco tacto... No puedo evitar imaginar desnudos los senos, el torso como frontera, ver tras la ropa las ingles y el culo con sabor ácido de aguijón, las piernas que siempre terminan en pies de menosprecio. Lo que más me gusta es tu cuerpo visionario de damisela inocente, la pureza de tu piel recién mojada que me moja. ¡Tantos cuerpos y tan poco tacto! Nunca serán mis manos la noche que te arrope.