Dónde

En el remite sólo venía la ubicación de tu casa, yo buscaba la de tu cuerpo edificado, tus piernas cimientos de mis ojos, tu culo balcón de la esperanza.