A favor de los ciegos

Los ciegos aprendieron a acariciarte mientras yo te miraba de lejos, qué lástima.