Vientrílocuo

Para escuchar el interior del Mundo
me fue necesario poner la oreja
en tu vientre, oír primero tus tripas.