El otro Gamoneda

Algunas tardes el crepúsculo no enciende tus cabellos;

no estás en ningún lugar y hablas con palabras cuyo significado

desconoces.

Así es también mi pensamiento.


De Cecilia, Antonio Gamoneda