Mimosín


Su padre le había tirado el mejor peluche que tenía, un osito blanco con orejas redondas, un amigo. E l niño no sabía que hacer, asi que preguntó:


- ¿Por qué has tirado a Mimosín?

- Estaba roto, hijo.

- Por eso, porque estaba roto no tenías que haberlo tirado.


El padre, que no sabía que hacer, se quedó en silencio, y el niño siguió defendiendo la vida de su peluche, de su mejor peluche, de su amigo.




- Si estaba roto es porque siempre me defiende; viene conmigo a cazar leones, a explorar planetas donde los monstruos tienen pistolas que te hacen pequeño como a Garbancito, incluso encontramos juntos un cofre enterrado y que resulto estar lleno de magdalenas de chocolate. Asi que debes ir a por él antes de que vengan los piratas y me encuentren solo.


- ¿Cuándo llegarán?

- No lo sé, nunca se sabe.