1.21.2008

Mimosín


Su padre le había tirado el mejor peluche que tenía, un osito blanco con orejas redondas, un amigo. E l niño no sabía que hacer, asi que preguntó:


- ¿Por qué has tirado a Mimosín?

- Estaba roto, hijo.

- Por eso, porque estaba roto no tenías que haberlo tirado.


El padre, que no sabía que hacer, se quedó en silencio, y el niño siguió defendiendo la vida de su peluche, de su mejor peluche, de su amigo.




- Si estaba roto es porque siempre me defiende; viene conmigo a cazar leones, a explorar planetas donde los monstruos tienen pistolas que te hacen pequeño como a Garbancito, incluso encontramos juntos un cofre enterrado y que resulto estar lleno de magdalenas de chocolate. Asi que debes ir a por él antes de que vengan los piratas y me encuentren solo.


- ¿Cuándo llegarán?

- No lo sé, nunca se sabe.

5 comentarios:

José Manuel Díez dijo...

Aissss, como son estos padres!! y lo que tiene que aprender de los hijos...

Por cierto paisano, me ha hecho gracia lo de "En la peluquería"... jajaja

Abrazos desde Badajoz

JM

kriss dijo...

Qué recuerdos...
Cuántos juguetes me habrá tirado mi iaia al contenedor simplemente porque estaban viejos y rotos.
No me entendía.
Su teoría era que yo tenía muchos más que estaban completamente nuevos, en plenas condiciones. ¿Para qué quería los otros?
A buena hora lo comprendo. Ella nunca tuvo juguetes, ni siquiera consiguió que su hija tuviera más de un par: viejos y rotos que todavía aún conserva con mucho cariño y a escondidas de su madre, claro.
Creo que conseguí ocultar uno, debe estar en alguna caja viviendo todas aquellas aventuras, aunque un poquito más solo.

Tito dijo...

Venga gallo, pon el video que hiciste del I aniversario... xD

sueños dijo...

Venga, venga yá
Mientras tenemos los ositos, perritos, piecitos, furbis o cualquier otro recuerdo infantil rodando por la casa, no le hacemos ningun caso. Ahora que en el momento que echamos de menos alguno.... que siera el mejor, el más bonito, el más cariñoso, no puedo dormir sin el... La mejor excusa, lo quería para cuando yo tenga hijos que jueguen con el. JA JA.

Anónimo dijo...

El episodio de mimosín en el contenedor de basura por el arrebato de limpieza y orden de nuestro padre es toda una anécdota de la familia. Lo que tú no sabes es que Mimosín debería haber sido para mí, de hecho esperaba encontrármelo como regalo de reyes de ese año, pero... no fue mi regalo sino el tuyo. Así que sin saberlo peque, compartimos experiencia de abandono y desilusión. Mimosín no fue para mí porque nacistes tú,toda una desgracia en aquella época. Pero gracias a tu nacimiento y existencia pude por fin montar en monopatín, jugar al repión y a los bolindres, jugar con clics de playmobil y como no... manejar un coche con mando a distancia¡¡¡¡¡
Si al final te voy a tener que dar las gracias...
Ánimo con los exámenes.
Esme