Se murió diez centímetros tan sólo...