Viaje a Júpiter

Lo que me gusta no es dormir, sino depertar contigo, pero solo, que tú duermas, y poder mirar los sueños que flotan y giran en torno a ti, como el anillo de Júpiter, siempre en movimiento aunque no lo veamos.