La Costa Triste

Tierra

En los ojos de sus agricultores
Extremadura guarda el mar prohibido.

De la tierra reseca de las manos
aparecen las playas al frotarse.

Son ojos que han vivido las tormentas
con córneas sin botes salvavidas.

Han plantado hijos sin espantapájaros,
porque sus propios cuerpos ya asustaban.

Cuellos como mazorcas de maíz
roídas que ningún comprador quiere.

En los hijos de sus agricultores
Extremadura guarda el mar prohibido.

FJNL, de Lo que cuentan mis hermanas (Inédito)