Empatía

A veces quiero morirme por la vida de otro. Es un dolor tan nítido el que siento que ni siquiera con una receta podría irse, a no ser que el doctor fuese un médico tradicional y hubiese escrito "Suicídese".