1.24.2015

Balance

Aquí no se trata de ser pesimista u optimista, de que te digan "valiente" o "no será para tanto". Hace un año que llegué a Chile, y es hora de hablar. Podría hacer una lista con las cosas buenas y las cosas malas, pero ésta sólo dependería de mi ingenio para equilibrar ambas columnas. La realidad es que me he perdido el crecimiento de mis sobrinos, la risa de mi madre y la ternura de mi padre, el adiós de mi abuela. Me he perdido a mis hermanas y a mis cuñados otros hermanos y hermanas, a primos y tíos, los brindis con los amigos. Aquí no hay poesía, no palabras para libro. Me importa una mierda la fuga de cerebros. No sé si podré volver. Si  fuera por la lucha, si fuera como otros antes por la lucha, por la libertad. Si fuera por el hambre, entonces sí, entonces permitiría un "valiente". Pero yo estoy aquí por una forma de vida, por una construcción sistemática, migrante económico. Fuga de corazones, fuerte y con cursilería, fuga de corazones, fuga de corazones. No fronteras de países, fronteras de personas.

2 comentarios:

Paloma López dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Paloma López dijo...

Jolines Paco, es verdad que ya hace un año que salisteis de España, no quiero caer en el tópico de " parece que fue..." .
Me gusta tu "Balance" lleno de inteligentes palabras, (no podía ser menos)aderezadas con añoranza, rebozadas de tu especial humor y salpicadas con gotas de limón, pero sobre todo, llenas de ternura. Que sigáis participando de esta vida, sea donde sea. Se os echa de menos.